Policiales | 21/01/2020 12.15

Accidente Jóvenes riojanos viajaban a Brasil, fueron perseguidos y chocados por borrachos

Complicada experiencia para chicos en sus vacaciones.

Jóvenes riojanos viajaban a Brasil, fueron perseguidos y chocados por borrachos.

Jóvenes riojanos viajaban a Brasil, fueron perseguidos y chocados por borrachos.

Crédito: El Independiente

Jóvenes riojanos sufrieron una dura experiencia en medio de sus vacaciones. Se encontraban viajando por la Ruta 89 y fueron perseguidos por hombres borrachos que los persiguieron y los chocaron.

Según precisiones de El Independiente, el accidente ocurrió días atrás, cuando Federico Suárez, junto a su novia y dos amigos, emprendieron el viaje con destino a Canasvieiras, Brasil, en el automóvil de su padre, un Chevrolet Prisma. En el camino, pasaron por Santiago del Estero, más precisamente por la Ruta 89, cuando fueron protagonistas de un confuso y violento episodio.

Según comentó Suárez a El Independiente, era temprano a la madrugada y a unos pocos kilómetros antes de llegar a Quimili, Santiago del Estero, observaron a un automóvil Fiat Palio color blanco estacionado a un costado del camino. A su vez, un joven con el torso descubierto, estaba parado en medio de la ruta haciéndoles seña con el objetivo que se detengan. 

Como consecuencia comenzaron a debatir si se paraban, creyendo que habían sufrido un accidente y estaban pidiendo ayuda, hasta que Federico notó que uno de los acompañantes del sujeto tenía una botella de vino en la mano. Ante el temor de que puedan hacerles daño, decidieron seguir en viaje y no detenerse.

El agresor ingresó a su auto y comenzó a perseguirlos. “La ruta no estaba bien, había muchas marcas en el camino propio del paso de camiones. Además, estaba lloviendo muy fuerte, por lo que no pudimos acelerar”, expresó Federico. En un momento, el Fiat blanco se acercó demasiado a ellos, por lo que el conductor decidió hacerse a un costado para dejarlos pasar pero, lejos de hacerlo, los chocó en la parte trasera, con intenciones de sacarlos de la ruta. “El auto se desestabilizó con el impacto, por suerte Sergio (su amigo) lo pudo controlar, sino nos íbamos a la banquina. No frenamos en ningún momento porque no sabíamos lo que querían, si tenían armas o si era una broma. Obviamente, nos asustamos”, expresó el joven riojano.

Asimismo, el fuerte choque, que destruyó el baúl del Chevrolet, hizo que el conductor del Fiat perdiera el control y se saliera a la banquina. Por ello, aprovecharon el momento y continuaron el viaje, hasta la próxima estación de servicio donde pudieran pedir ayuda. Minutos más tardes, vieron que el automóvil blanco retomó el trayecto y volvió a perseguirlos pero, afortunadamente, quedaron detrás de un camión y lograron perderles el rastro.

dl